¡No tenemos miedo a las alturas y nos encanta disparar desde lo alto! Desde una grúa, un helicóptero, o por el ojo remoto de un dron, podemos realizar cualquier tipo de rodaje aéreo, desde moda, hasta productos, vehículos, paisajes, inmobiliarias o una boda.

La vista de pájaro es tan hermosa, dinámica y majestuosa. El uso de drones nos permite realizar impresionantes tomas de dolly a cualquier altura, y en lugares y formas en las que los aviones convencionales no pueden volar.
Pero tener un avión real o una grúa que lleve la cámara y la tripulación en el aire es simplemente insustituible.